Oración del catequista

Quizás estás desanimado, o simplemente no es tu mejor día. A lo mejor, simplemente necesitas parar en seco y pedir a Dios que sea Él quien actúe en tu catequesis, pues deseas ser un buen instrumento suyo. Pero lo que sí es cierto es que, como catequistas, necesitamos de la asistencia del Espíritu Santo[1] para cumplir la misión evangelizadora encomendada.

Por eso, te brindamos la oportunidad de que te descargues esta Oración del catequista, atribuida a San Juan Pablo II: podrás encomendarte al Señor y poner en sus manos a tus compañeros catequistas.

[1] Cfr. Catechesi tradendae, 72.

Si lo deseas, descarga AQUÍ la oración en formato PDF para su impresión.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.