Rito de la Presentación de los padrinos

El padrino y la madrina son alguien muy importante, pues son esos acompañantes que nos ayudan a avanzar en el camino de la fe. Son esas personas cercanas a nosotros que viven el Evangelio a tope, que tienen una relación muy estrecha con el Señor, que celebran la Eucaristía cada domingo llueva o truene, que confiesan sus pecados pidiendo la gracia del Señor en sus vidas, que ejercen la caridad y practican la misericordia cada día y que, por tanto, son un testimonio vivo, real y cercano del Evangelio.

Los padrinos, no son los amiguetes que me caen bien, o los familiares que me hacen regalos… eso pueden seguir haciéndolo, aunque no sean padrinos. “A menudo, la elección de los padrinos no está motivada por la fe, sino que se basa en costumbres familiares o sociales. Esto ha contribuido en gran medida al debilitamiento de estas figuras educativas”[1].

De ahí que haya que elegir bien y, por tanto, la parroquia, los sacerdotes y los catequistas deben ayudar a hacer un buen discernimiento al respecto.

Desde la Delegación Episcopal de Catequesis os recomendamos que no se deje esta elección para las últimas semanas antes de recibir el Sacramento de la Confirmación. Si estas figuras tan importantes fueran elegidas al comienzo del itinerario catequístico, podrían ser de gran ayuda no solo después de la celebración del sacramento, sino también antes, durante su preparación.

Por eso compartimos con vosotros esta preciosa celebración, cuya presentación en medio de la comunidad parroquial puede ayudar a que todos oremos por los padrinos elegidos y por su importante cometido como garantes de la fe de sus futuros ahijados.

Aquí puedes descargarte el rito, así como un posible modelo de solicitud para la presentación:

Descargar “Rito de la Presentación de los Padrinos de Confirmación” Rito-de-la-Presentación-de-los-Padrinos-de-Confirmación.pdf – Descargado 63 veces – 148 KB

Descargar “Solicitud Presentación Padrinos” Solicitud-Presentación-Padrinos.pdf – Descargado 17 veces – 262 KB

 

[1] Directorio para la catequesis, 125.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.