Cine para Evangelizar

¡Qué peli más buena! ¡Qué escena más épica! Has notado que esa producción cinematográfica ha estado currada a muchos niveles y te ha sugerido muchos interrogantes. A lo mejor simplemente te ha tocado el alma, pues te ha insinuado los rasgos del mismo Dios.

¿Y te lo vas a guardar para ti? Seguro que hay alguna reflexión que tengas la necesidad de compartir. No lo dudes, necesitamos tu espíritu evangelizador para que, por medio de la belleza del séptimo arte, propongamos a un Dios que merece la pena conocer y amar. El Papa Francisco nos lo propone: «que toda catequesis preste una atención al “camino de la belleza” (via pulchritudinis)»[1].

Te dejamos este sencillo esquema que no tienes por qué seguir al pie de la letra, ni en ese orden, ni en todos sus números… sólo es una sugerencia

  1. Contar por qué te ha admirado esta obra.
  2. Contar a qué pasaje bíblico te remite.
  3. Entresacar una enseñanza catequética (incluso se puede recurrir a alguno de los catecismos oficiales de la CEE o al Youcat o al Catecismo de la Iglesia Católica).
  4. Enlazándolo con tu propia experiencia.

Nuestro equipo de la Delegación te puede ayudar en todo lo que necesites para que tu experiencia y el contenido de tu catequesis pueda llegar a todos de la mejor manera posible y bien expresado de acuerdo con nuestra fe.

[1] Francisco, Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, 167, en AAS 105 (2013) 1090. Consejo Pontificio para la Cultura, La Via Pulchritudinis [en línea], en «Consejo Pontificio para la Cultura» <http://www.cultura.va/content/cultura/es/pub/documenti/ViaPulchritudinis.html> [Consulta: 11/11/2020].

¿Aún recuerdas esa canción que te tocó el corazón y te llevó a Dios? No lo pienses más y compártela con nosotros. Leer más >>

Tú lo has leído, y releído, y vuelvo a leer… porque has descubierto entre sus letras y espacios en blanco, algo más profundo que lo que se puede leer a simple vista: has encontrado signos que te han remitido a una experiencia divina. Leer más >>

Ibas paseando por la calle, y entre dos altos edificios te has dado de bruces con la fachada de la catedral. Has entrado en una pequeña ermita y la has descubierto pintada de arriba abajo con escenas del Nuevo Testamento. Leer más >>